Estos son los riesgos de estar siempre conectados

 

 

Particularmente, el uso del celular en el trabajo ha generado discusiones en todo el mundo. Por regla general, su utilización en espacios laborales es aceptado, pero estar siempre conectados en horario de oficina podría afectar nuestra productividad, generarnos ansiedad o estrés.

En la actualidad, con los smartphones no solo hablamos por teléfono sino que tenemos acceso a infinitas aplicaciones y programas que permiten estar conectados todo el tiempo, transformando nuestros días en un bombardeo de mensajes de WhatsApp, correos electrónicos, Internet y redes sociales. De esta manera, el móvil se convierte en una fuente de interrupciones, afectando la concentración y productividad laboral.

En la práctica, esto hace más difícil la toma de decisiones, abrumando y estresando a las personas que sienten que nunca pueden desconectarse de la oficina. Básicamente, permanecer siempre conectados hace que nuestra mente nunca descanse.